Frank Ocean: cuando la música trasciende
Escrito por Rivo Soul    Lunes, 29 de Octubre de 2012 00:00    Imprimir E-mail
(4 Votos)
Internacional - Críticas Internacional
 
FRANK OCEAN
“Channel Orange”
(Def Jam, 2012)
*****
 
Hace poco más de un año, un joven afroamericano de 23 años nacido en California y que ya había escrito varias canciones para artistas como John Legend o Beyoncé (incluso también para Justin Bieber) apareció de repente con una mixtape bajo el brazo con el título de “Nostalgia, Ultra”. Su nombre no era otro que Frank Ocean.

Aunque bien es cierto que ya sabíamos de él gracias a su participación como miembro del colectivo de Hip-Hop Odd Future, para los que por aquel entonces escuchamos aquel trabajo ya nos quedó claro que estábamos ante un nuevo artista maduro, creativo y novedoso al que deberíamos de prestarle gran atención en los meses siguientes. Su sonido fresco y renovador, unido a unas líricas complejas y profundas, acaparó las críticas de los medios especializados elevándolo como nueva promesa del Neo Soul y R&B. [...]

Aquella mixtape no se vio exenta de polémica. Parte de los temas que la componía usaban samples de otros artistas ya consumados, como en el caso de “Strawberry Swing” que hacía uso de la canción de Coldplay con el mismo nombre, o “Natural Feels”, que hacía lo propio con el tema “Electric Feels” del grupo de Pop psicodélico MGMT. Quizá el sample que le dio más problemas fue el de “Hotel California”, del cual se apoderó para sacar el temazo “American Wedding”, una especie de revisión del clásico de The Eagles en clave R&B. Todo un acierto musical que provocó un gran revuelo debido a las disputas con el miembro de The Eagles Don Henley, el cual se propuso llevar a cabo acciones legales contra Frank por el uso ilegal del sample. Aquello frustró la primitiva intención de sacar a la venta “Nostalgia, Ultra” bajo la supervisión de un sello, por lo que Frank Ocean decidió subirla a la red para su descarga gratuita.
 
Frank había lanzado su primer aviso en forma de mixtape y aquella estrategia musical no tardaría en darle frutos, llegando a ser solicitado para colaborar en el álbum “Watch The Throne” de los millonarios Jay-Z y Kanye West. Cazado ya por el productor, MC y empresario Jay-Z sólo era cuestión de tiempo que Ocean se pusiese manos a la obra con su primera referencia en el mercado musical.

No ha sido hasta el 10 de Julio de este año cuando el artista californiano ha vuelto a nuestros oídos con nuevas canciones, esta vez bajo el sello Def Jam, editando su primer LP con el nombre de “Channel Orange”. “Channel Orange” es básicamente una continuación (en cuanto a sonido) de su anterior trabajo pero esta vez sin samples “robados” ni polémicas, al menos musicales. La promoción del álbum comenzó con “Pyramids”, una canción que en realidad son dos canciones en una, de 10 minutos de duración. En ella nos habla de una prostituta llamada Cleopatra que trabaja cada noche en un burdel llamado Pyramids. El tema comienza con un sonido electro brutal para luego bajar en su segunda parte a un nivel más psicodélico donde la voz suave de Ocean nos abraza para acabar con el susurro lejano de una guitarra eléctrica distorsionada al final del tema. Bastante recomendable es la visualización de su videoclip, donde vemos a Frank en un burdel para luego encontrarse con el guitarrista John Mayer en un decorado surrealista, el cual se marca un solo de guitarra exquisito.

La otra vía para promocionar el álbum, aunque quizá no intencionada, fue la publicación por parte de Frank de una carta en la que se declaraba abiertamente homosexual, relatando su primer amor hacia un hombre en uno de sus últimos veranos en Nueva Orleans. Aquello removió las aguas del Hip-Hop (que en EEUU parece ser bastante homófobo, a diferencia del de aquí). Figuras como su compañero en Odd Future, Tyler The Creator; Jay-Z o Beyoncé alabaron su valentía, mientras que otros como Lil' Wayne, haciendo gala de su “inteligencia”, nos dejaba joyitas como “No soy Frank Ocean, soy heterosexual”. Todo aquello, quiera o no, condicionó la posterior acogida del álbum, aunque bien es cierto que sin esa carta dicho trabajo no hubiera podido ser comprendido en su totalidad.

Centrándonos ya en lo que es el LP nos encontramos con la apertura del mismo a través de la magistral balada R&B “Thinkin 'Bout You”, la cual ya se filtró hace un tiempo con la salida de “Nostalgia, Ultra” y a la que Ocean le vuelve a dar un nuevo aire retocando algunos sonidos de la anterior versión. Frank intercala de forma acertada diferentes interludios (como por ejemplo un cover de “Fertilizer” de James Fauntleroy) entre algunos de los temas más destacados como “Sierra Leone”, que ya te enamora desde la primera escucha, o “Sweet life” lanzado como single junto a “Thinkin bout you” y “Pyramids”. Destaca “Super Rich Kids” con esa instrumental Hip-Hop y el rapeo aletargado de Earl Sweatshirt. Pasamos por temas buenos pero menos importantes a nivel general del disco como “Pilot Jones” y “Crack Rock” para desembocar en la piedra angular del álbum, “Pyramids”, y tras ésta quizá la canción más bailable, “Lost”, donde Frank consigue que nos perdamos por España, Tokio o Los Ángeles en un viaje musical que nos abre paso a “White”, una especie de interludio donde John Mayer agarra la guitarra para darnos un respiro auditivo.

El final del LP está marcado por tres auténticos temazos. En primer lugar aparece “Bad Religion”, que cobra sentido tras la carta abierta de Frank, donde el artista se confiesa ante un taxista, con un sonido a medio camino entre el comienzo de “Let’s Go Crazy” de Prince y “Seems So Long” de Stevie Wonder. En segundo lugar nos encontramos con “Pink Matter”, en colaboración con Andre 3000, últimamente en casi todos los buenos discos de música negra actual; y por último “Forrest Gump”, donde también nos habla de ese primer amor expresado en la famosa carta (la cual está incluida en la edición CD del álbum junto al libreto de créditos). Atención especial al último tema camuflado del disco, “End”, cuyo título original es “Voodoo” y que podéis encontrar por la red (YouTube). Una delicia que dura sólo 1:37 minutos.

Sin duda “Channel Orange” dará mucho que hablar en estos meses sabiendo que estamos ante uno de los discos del año, y sobre todo ante uno de esos artistas que conseguirá grandes cosas en esto de la música. Al menos eso es lo que siempre se espera de Frank desde que nos sorprendiera allá por el 2011.
 
Tracklist:

1. Start
2. Thinkin’ 'Bout You
3. Fertilizer
4. Sierra Leone
5. Sweet Life
6. Not Just Money
7. Super Rich Kids (feat. Earl Sweatshirt)
8. Pilot Jones
9. Crack Rock
10. Pyramids
11. Lost
12. White (feat. John Mayer)
13. Monks
14. Bad Religion
15. Pink Matter (feat. André 3000)
16. Forrest Gump
17. End
 
 


Frank Ocean: cuando la música trasciende