Mélissa Laveaux: noche ecléctica
Escrito por Dr. Charles    Martes, 11 de Febrero de 2014 00:00    Imprimir E-mail
(1 Voto)
Internacional - Críticas Internacional
 
 
MÉLISSA LAVEAUX
"Dying Is A Wild Night"
(No Format! / Naïve, 2013)
 
Empecemos por el principio, como se suele decir. Mélissa Laveaux es una compositora y cantante franco-canadiense de raíces haitianas y que desde hace unos años publica al cobijo de No Format!, sello independiente francés. En su carrera ha publicado dos discos de estudio "Camphor & Copper" -editado en 2006 y posteriormente remezclado y relanzado en 2009-, y el que ahora nos ocupa "Dying Is A Wild Night". El estilo que define a ambos lo podríamos categorizar como ecléctico en el más amplio sentido de la palabra. Porque, aunque inicialmente tras escuchar "Camphor & Copper" podríamos pensar que su voz se acoplaría mejor a ritmos y tonalidades cercanas al soul, cuando escuchamos el trabajo que nos ocupa encontramos que el pop, la electrónica, el dance, el folk y demás estilos tienen cabida perfectamente en su concepto musical. Es una completa reinvención artística. [...]
 
Ya hemos dicho en otras ocasiones que la evolución musical es algo lógico y a veces hasta obligado en la carrera de cualquier músico que se precie. Pero una evolución se caracteriza por mantener unos sellos de identidad, y en este caso es como si estuviéramos hablando de dos personas distintas.Curiosamente en diciembre publicó un EP de sólo 4 canciones mucho más cercano al concepto de su primer disco, un poco como para decirnos que la Mélissa que nos embelesa con su dulce voz sigue ahí, aunque haya querido darse un cambio de aires.
 
El proceso de grabación de "Dying Is A Wild Night" ha sido cuanto menos curioso. Tras el éxito de su ópera prima se mudó a Francia y allí conoció a Anne Paceo, cantante de jazz a la que le tiene gran admiración, y a través de ella a The Bastards Jazz, productores y colaboradores en el disco. Este trío de músicos Ludovic Bruni (guitarra , bajo) , Vincent Taeger (batería, percusión) , Vincent Taurelle ( teclados) son los responsables directos del sonido final de la grabación.  Una  grabación llena de coincidencias y búsquedas incansables de nuevos sonidos y tonalidades. Hecho que se ve muy bien reflejado cuando escuchas el disco. No podríamos describirlo de forma general, sería como intentar resumir varios discos en una sola frase. Este trabajo está repleto de reminiscencias de distintas fuentes, aunque lo que predomina es el fresh pop con energía y juventud. Para que os hagáis una idea, cuando lo escuché la primera vez, para mí fue una mezcla de Gwen Stefani, Fiona Apple y M.I.A. en sus momentos menos psicodélicos. “Vaya mezcla” pensareis, pues sí, esos fueron los nombres que se me vinieron a la cabeza.
 
“Postman” single que abre el disco es la prueba inefable de que Mélissa es capaz de imitar perfectamente el sonido de No Doubt. Este tema podría tener más de 10 años y aún así sigue sonando tremendamente nuevo. Con “Hash Pipe” sucede algo parecido, aunque su estilo es más electrónico/rockero: el sintetizador le da un toque ochentero que queda genial. Todo lo contrario que “Dew Breaker”, donde la voz de Mélissa lo eclipsa todo. Dulzura y terciopelo al servicio del pop más melódico e insinuante. Precioso tema.

“Pretty Girls” y “Sweetwood” abogan por el sonido orgánico de la percusión. En especial el segundo tema que es tremendamente bailable, pero con estética, sentido y elegancia. De esos temas que no puedes parar de escuchar una y otra vez, hipnotizadores en la sencillez y en el ritmo. La aportación de M.I.A. al disco, aunque sea metafóricamente hablando, se produce en “Move On”. Y si no me creéis que alguien me encuentre las 7 diferencias de este tema con el hilo argumental de “Arular”, el primer disco de M.I.A. “Generous Bones” viene cargadito de sonidos sintéticos que contrastan con la calidez casi solitaria de la voz de la señorita Laveaux y que continua con “Triggers”, de atmósfera asfixiante y algo truculenta.

Pero cuando creíamos que ya lo habíamos visto todo, va y nos encontramos con “Pié Bwa”, tema de raíces haitianas cantado en criollo y que es una versión libre de aquel maravilloso "Strange Fruit" de Billie Holiday, nada menos. Para terminar “Cart Sans Horse” y “Calvatious” nos dejan con una vaga sensación de no saber muy bien qué hemos escuchado. Los cambios de registro, las peripecias instrumentales y rítmicas nos acompañan hasta las últimas notas del disco y no nos dejan relajarnos.

En definitiva, no sé muy bien como resumir todo lo descrito. Si nos olvidamos de las etiquetas nos encontramos con una Mélissa de voz sencillamente deliciosa, que ha compuesto un disco complejo y ambicioso, lleno de matices instrumentales, rítmicos y en esencia musicales en el más amplio sentido de la palabra. Un disco muy recomendable si no os asustan las mezclas de géneros y estáis abiertos a descubrir todo lo que el pop es capaz de ofreceros cuando se une con otros géneros menos comerciales.
 
 
 
 
Tracklist:

1. Postman   3:37
2. Hash Pipe   2:39
3. Dew Breaker   3:42
4. Pretty Girls   2:34
5. Move On   3:17
6. Sweetwood   3:06
7. Generous Bones   2:37
8. Triggers   3:29
9. Pie Bwa   2:38
10. Cart Sans Horse   3:55
11. Calvatious   3:20

 

  Mélissa Laveaux - "Triggers"
  
 
> Más info: Facebook, Twitter, No Format!, Naïve
 


Mélissa Laveaux: noche ecléctica