Calibro 35: década prodigiosa
Escrito por Dyk Bonkers    Miércoles, 21 de Marzo de 2018 00:00    Imprimir E-mail
Internacional - Críticas Internacional
 
Critica-Calibro35-Decade

CALIBRO 35
"Decade"
(Record Kicks, 2018)
4estrellas
 

Puede que este invierno de 2018 sea recordado por las sucesivas olas de frío que han helado el continente de norte a sur, pero posiblemente muchos aficionados consideren que también fue la estación en que salió a la calle “Decade”. Se trata del nuevo álbum del combo milanés Calibro 35, una de las formaciones europeas más audaces del panorama actual. Desde su jazz-funk más o menos canónico han ido ofreciendo una sucesión de grandes trabajos, jalonados por singles impactantes en estos últimos diez años. Este último trabajo es el sexto en su carrera y celebra precisamente la década que ya llevan encima de los escenarios, y lo hacen con la producción de Tomasso Colliva nada menos, y bajo el amparo del sello Record Kicks, conocido por todo buen parroquiano.

Hay que considerar unos cuantos elementos antes de entrar a valorar “Decade”, el primero de ellos la ambición que demuestran con una producción orquestal donde a partir de su devoción por el funk de los '70s, se embarcan en una aventura arriesgada (y completamente instrumental) para los tiempos que corren. Nada menos que reivindicar, desde su particular visión del género, las bandas sonoras de las producciones  cinematográficas de su década favorita con referencias nada disimuladas a Ennio Morricone, Luís Bacalov, David Axelrod o Lalo Schifrin. Y sin duda han dado en la diana visto la buena acogida que ha tenido el álbum entre los medios especializados, algunos de ellos de vocación claramente rockista. No es un disco para recomendar a neófitos y tenemos nuestras dudas si sería buen plato  para puristas pero no hay más remedio que conocer que el trabajo supera las expectativas de los fans sorprenderá a los escépticos. A nadie extraña ya, la categoría de banda de culto de la que gozan Calibro 35, pocos quedan indiferentes.

El primer título impreso en la carpeta es “Psycheground” y que nos da pistas de lo que nos espera a lo largo de toda la obra,  nos envuelve un abrasivo afrobeat que se desliza como un magma sin ninguna concesión mientras un saxo tenor asoma en la penumbra. La pieza fluye agrandada por una poderosa sección de cuerda que se apodera del conjunto dejándonos completamente abstraídos. Realmente estamos ante algo distinto, lo comprobamos con “Superstudio” tema que ha servido de primer sencillo del álbum y que viene acompañado de un clip promocional cuasi artesanal. Es tal vez la composición más fiel a su propio sonido, ese funk instrumental de alto octanaje que por su vocación cinematográfica recuerda los trabajos iniciales de los legendarios James Taylor Quartet con su guiño a bandas sonoras sesenteras, llenas de grooves lisérgicos y condimentos vintage. Ya nos damos cuenta de lo cuidadisimo de la producción que sostiene un entramado fibroso y refulgente con aires de thriller psicológico, inquietante y devastador. El tercer corte  nos lleva hacia callejones, escaleras, áticos y trampillas donde nos aguardan nuevos peligros. Hablamos de “Faster faster”, que arranca con una intro de aroma '50s donde el hard-bop se adentra en una atmósfera experimental en la que un piano enloquecido converge con una magistral sección de metales que evoca  las filigranas de Elmer Bernstein en los créditos de “Man with the Golden Arm” (Otto Preminger, 1955). Con “Pragma” el contenido se agiliza, nos quedamos con un patrón sencillo de caja y charles auxiliado por metales y marimba. Una guitarra punzante sobresale para empujarnos a paisajes retrofuturistas que circundados por cortinajes de jazz experimental y esencias africanas. Llegamos a “Modulor” tema de evidente orientación cinematográfica, seguimos de nuevo por pasajes oscuros, miradas confusas en subterráneos y desmayos en estaciones de metro desiertas. Se intuye la proximidad del peligro pero somos incapaces de verlo. Con “Archizoom” volvemos a la senda del jazz-funk ahora más frenético,vigoroso y también poliédrico. La sección de cuerda desencadena una persecución implacable  entre rascacielos de un futuro distópico tal vez más próximo de lo que querríamos. Pieza crepitante y de ritmo incandescente nos permite acceder al nudo de éste largometraje imaginario.


 

Con “Ambienti” giramos la cara del álbum y caemos en un ambiente solemne donde la energía se contiene, las cuerdas y la marimba mantienen su relevancia pero escoltadas por un sintetizador que traza un escenario de antihéroes taciturnos y chicas no tan malas que se dejan ver bajo luz crepuscular. La escenografía noir se mantiene con “Agogica”, una panorámica a vista de dron donde presentimos lo peor, lluvia que empapa gabardinas y sombreros fedora. El sicario al acecho sin esperanza de redención, metales, bajo, teclados y violines envolventes construyen la fábula más inquietante del disco. En “Polymeri” el conjunto irrumpe en la oscuridad de la jungla con sonidos apropiados para una série de TV de ciencia ficción. Una pieza orgánica, vital e inabarcable como un enjambre, a medio camino del hechizo tropical y la biomecánica. Tras esta incursión apabullante, llegamos a “Modo”, compuesta sobre un patrón casi minimalista, donde el piano centellea bajo varias capas sucesivas de acompañamiento analógico, que  hipnótica avanza entre la querencia afro y las miradas al jazz experimental. El undécimo corte, “Travellers” es la última secuencia de esta BSO fictícia, un retorno límpido después de estar expuestos a docenas de amenazas. Con algo de sabor a trip-hop de los 90s y a pop psicodélico estamos ante la única composición que nos mantiene en nuestra zona de confort, un merecido reposo tras un intenso periplo, que tras un merecido reposo nos veremos irremediablemente llamados a repetir.

Definitivamente “Decade” no se puede tomar a la ligera, no es un disco fácil, ni asumible para cualquier paladar pero crea innegable regocijo escuchar a una banda desatada en el aspecto creativo. Posiblemente sea uno de los álbumes del año, pese a que puede generar lógicas reservas entre los no iniciados. De hecho, Record Kicks asume parte del riesgo ya que se sale completamente de sus estándares habituales, y eso también tiene su mérito. Y una cosa les podemos asegurar, pasarán años hasta que vuelvan a encontrar algo parecido, de hecho ¿quién saca una edición en formato cassette en pleno siglo XXI?

Tracklist:

1. Psycheground  03:05
2. SuperStudio  04:49
3. Faster Faster!  03:56
4. Pragma  05:56
5. Modulor  03:28
6. ArchiZoom  03:15
7. Ambienti  03:06
8. Agogica  05:18
9. Polymeri  02:11
10. Modo  07:08
11. Travelers  05:46

 

Calibro 35 - "Decade" [Teaser]
 



Calibro 35: década prodigiosa