Mamas Gun: oro deslucido
Escrito por Dyk Bonkers    Lunes, 30 de Julio de 2018 00:00    Imprimir E-mail
Internacional - Críticas Internacional
 
Critica-MamasGun-GoldenDays

MAMAS GUN
"Golden Days"
(Légère Recordings, 2018)
2estrellas
 

Recomendaciones de camaradas de profesión, aparición en alguna playlist de pinchadiscos de esos de confianza y algo de curiosidad nos depositan "Golden Days", el último trabajo de Mamas Gun, junto nuestro equipo de reproducción de artefactos sonoros. Les avala otro factor importante, el sello que les ampara, Légère Recordings, del que cualquier buen aficionado al soul-funk actual tendrá en buena consideración. El grupo debutó en 2009, y este que humildemente reseñamos sería la cuarta entrega hasta la fecha. La portada, una instantánea de lo que asemeja una fiesta teen a las orillas de un lago y una grafía algo desgarbada no invitan al optimismo, pero con cuajo y gallardía pulsamos el play. Ya saben ustedes qué las sorpresas agradables acechan allá donde uno menos se lo espera.
[...]

Primer corte, "You Make My Life a Better Place", línea de piano y voz abren límpiamente los primeros compases, himno luminoso y jovial. Falsete melífluo, pero derroche de simpatía y buen rollo, cerrando los ojos bien podría pasar por una canción de Lionel Richie cuando aún se lo pasaba bien grabando con los Commodores. No es el caso, no esperábamos un pildorazo devastador de buenas a primeras pero quzá sí algo más de garra. ¿En qué andaba pensando su A&R? (si existe esa figura). No nos amendrentamos y damos pasó a la siguiente pieza "On the Wire", entrada solemne, con funk resolutivo y bien ejecutado, pero con muchas lentejuelas, tal vez demasiadas, que recubren toda la composición. ¿Exceso de frivolidad? ¿Guiño indisimulado a Jamiroquai?. De nuevo el grupo nos deja fríos. Contenemos la respiración con el tercer corte "I Need a Win" un medio tiempo vigoroso, estribillo de espumosa vocación pop, fácilmente coreable y con más empaque de lo escuchado hasta ahora. Efectiva y con instantes brillantes, pero tal vez muy previsible. De todas maneras se han ganado un punto de confianza, vamos con el cuarto tema "Diamond in the Bell Jar". Situar un tema pausado en cuarto lugar después de conseguir un hat trick en los primeros minutos (si me permiten la jerga futbolera) suele ser lo suyo para templar los ánimos después de una dosis de euforia. Pero después de dos lanzamientos fallidos y un gol de rebote es lo más parecido a dispararse en un pie. Y no es que los ingredientes sean malos, voz acaramelada, coros armoniosos, buen trabajo instrumental pero se repiten los mismos trazos insulsos anteriormente detallados. Y encima letra de desamores, amarguras y penitas, imaginen el panorama. El título elegido para la quinta pieza "London Girls" nos remite a tópicos rockeros, por aquello de dedicar temas a las chavalas de tal pueblo donde tal banda tuvo un postconcierto inusualmente feliz en las fiestas de tal año. Bueno, ya sabemos que hay pocas ciudades más emblemáticas que Londres en este bendito planeta así que se lo perdonamos. Y la verdad que no está mal, derroche ochentero, más lentejuelas, y si no fuera por algún inoportuno hachazo guitarrero hablaríamos de un correcto tema de blue-eyed soul.

 

Cruzamos el ecuador temporal del álbum con "The Spooks", bajamos las revoluciones y también las pulsaciones. Volvemos a la contención y al falsete de Andy Platts que así se llama el hombre, para hilvanar una pieza aceptable hasta que un empalagoso sintetizador la embadurna de azucar glaseado a doble capa dejándola como ya se pueden imaginar. "We" se titula el séptimo intento (no será que no pongamos todo de nuestra parte) de levantar el ánimo al oyente. La fórmula se repite, voz, piano y aquí un patrón de bajo que le da algo de músculo. Asoma de nuevo el optimismo que un desasosegante la, la, la, la echa por tierra a los pocos instantes. Si ustedes fueron adolescentes en los primeros 90s recordaran aquella plaga infame del fenómeno boy band, viajen mentalmente a esos años y seguro que les viene a la mente el larguísimo nombre del más recalcitrante de todos aquellos conjuntos. Ya les digo que los pobres Mamas Gun no deben pagar injustamente por aquellas coreografías, peinados, hombreras y pantalones oversized pero sí, por intentar revivir, aunque sea involuntariamente aquel sonido que ya creíamos extinguido. "Golden Days" la pieza que da nombre al álbum no se sale de la norma, voz quejumbrosa pero con una sección de metales redentora (¡al fin!) que pavimenta sólidamente una composición de aire melancólico, bien trabajada con arreglos florales que nos devuelven momentáneamente la sonrisa. El partido está complicado pero vamos a luchar hasta el final, esa sería la consigna si me permiten seguir ahondando en términos futboleros. Con "Strangers on the Street" nos bajamos en una parada inesperada, atmósfera radiante y calidez que no pretende ocultar los rincones oscuros del barrio. Sabor a buen soul setentero, excelente instrumentación con especial atención a la percusión afro que recorre toda la pieza en un exquisito segundo plano. El mejor tema del disco, sin duda. Una concisa y agradable aproximación a los primeros álbumes del gran Curtis Mayfield. "This is the Day" cierra el disco, una vuelta a la amarga realidad a partir de una pieza de prístina simplicidad con voz y piano como ejes principales. Grabada en modo Lo-Fi tiene un ligero aderezo de jazz vocal que en otras circunstancias sería un ejercicio simpático pero que visto la obra en global no aporta ningún elemento destacable.

Sin ánimo de extendernos en demasía es cierto que el conjunto de temas es muy desigual, da la sensación que alguien pecó de exceso de confianza elaborando la selección. Tal vez se deba a una producción inadecuada, ¿quién sabe si en directo estos mismos temas suenan intensos y viscerales? pero la verdad es que no se cumplen las expectativas de ninguna de las maneras. Además el detalle de añadir breves codas jazzy (tal vez de cosecha propia) al final de los temas no hace más que empeorar las cosas. Algo así debe añadirse muy puntualmente y cuando se presenta un trabajo sin fisuras no esta colección tan frágil de canciones. Algunas voces se alzaran argumentando que hoy en día no todo deben ser grooves sudorosos para quemar suela en la pista de baile, pero bien es cierto que el oyente medio ya exige algo más de pegada y con "Golden Days" la mano termina escayolada demasiado pronto.

Tracklist:

1. You Make My Life a Better Place  03:52
2. On the Wire  03:07
3. I Need a Win  04:40
4. Diamond in the Bell Jar  03:56
5. London Girls  03:38
6. The Spooks  05:23
7. We  05:24
8. Golden Days  04:17
9. Strangers on a Street  04:25
10. This Is the Day  02:51

 

Mamas Gun - "You Make My Life a Better Place"
 



Mamas Gun: oro deslucido