Nich Waterhouse: el retorno del Gran Nicolás
Escrito por Dyk Bonkers    Domingo, 17 de Noviembre de 2019 00:00    Imprimir E-mail
Internacional - Críticas Internacional
Critica-NickWaterhouse NickWaterhouse 
NICK WATERHOUSE
"Nick Waterhouse"

(Innovative Leisure Records, 2019)
4estrellas
 

De gira por escenarios cercanos en fechas recientes, la parroquia soulera ha disfrutado del buen hacer del indómito Nick Waterhouse. Venía presentando su trabajo homónimo, el cuarto ya en su carrera desde que debutó en 2012 con "Time's All Gone". Desde entonces una meteórica y prolífica sucesión de lanzamientos, brillantes colaboraciones con artistas de la talla Leon Bridges (¿No recuerdan la fenomenal "Katchi" de 2016?), trabajos de producción con sus paisanos Allah-Las (casi nadie al aparato) y un ramillete de agotadoras giras por todo el planeta. Particularmente sostuvimos que esta constante sobreexposición podía acabar calcinando la imagen de uno de los últimos rostros que se incorporó al revivalismo soul de finales de la pasada década. Esta hiperactividad le obligó a tomarse un largo descanso en 2017 y fomentó fundados rumores de estancamiento definitivo, pero nada de nada. El muchachote con aspecto de figurante de las primeras temporadas de "Mad Men" se sacó de la manga a principios de año una nueva colección de canciones que ha superado las previsiones de los más excépticos (entre ellos, las de éste humilde escriba).
[...]

El joven de pasado mod en la jovial y anglófila escena del sur de California vuelve a contar (¿cómo no?) con el sello angelino Innovative Leisure Records para expandir su prédica por todo el orbe. Un sugestivo título para empezar, "By Heart" sinuoso y cortante al mismo tiempo, compendio de las virtudes de nuestro héroe; elegancia, ritmos contenidos, coros arrebatadores y arreglos precisos. Todo ello envuelto en una narración cadenciosa de colores cálidos que demuestra un asombroso dominio de los estilos fronterizos y un saber musical enciclopédico. El siguinte corte "Song for Winners" se adentra por carreteras polvorientas donde el r'n'b sureño adquiere matices claramente rock con un sucesivos pasajes de guitarra y metales donde sobresale un saxo vibrante que rebaja el tono épico de la pieza para conferirle un punto algo canalla al asunto. "I Feel an Urge Is Coming On" sube la apuesta prescribiendo un infeccioso pildorazo que provoca sudoración súbita, contracturas de cadera y dolores articulares diversos si a uno le pilla en medio de la pista de baile. Jugando los tiempos con maestría llegamos a "Undedicated": el ritmo se ralentiza, pero no su carga visceral generando una atmosfera de local de dudosa reputación, donde miradas lascivas y bourbon se combinan para prevenirnos de que la velada puede ser más larga de lo previsto. La quinta pieza cierra la cara A del álbum, se trata de una audaz incursión en entornos aparentemente sombríos, "Black Glass", con los metales de nuevo al rojo, guitarra cruda y un poderoso patrón rítmico de raíz afrocubana en el excelente tramo final.

 

Para iniciar la segunda cara el bueno de Nick se reserva "Wreck the Rod" un tema pop resplandeciente que desgrana desamores y amarguras felizmente resuelto por el acertado ensamblaje de recursos rhythmandblueseros y coros bubble gum. Para "Which Was Writ" volvemos a nuestras cabalgaduras guiados por una línea de bajo demoledora, falsetes y destellos de guitarra aguijoneante. De nuevo una pieza simple pero cargada de nervio que nos empuja a rodar terraplen abajo persiguiendo al malo de la peli. "Man Leaves Town" desata de nuevo una fiereza inaudita en un gafitas cómo el que nos ocupa. Efectiva aportación de marimba en una fibrosa composición recorrida por arterias de rock and roll californiano y venas de r'n'b del delta del Mississipi, un imparable torrente sanguíneo de aporte energético colosal. "Tought & Act" aligera el paso para un momento de pausa necesaria y oportuna introspección que nos aleja de las malas compañías pero sin perder ni un ápice de solemnidad ni elegancia. Con "El Viv" volvemos a pisar el acelerador para un instrumental de alto octanaje, sabor añejo y magistral ejecución. Trallazo sin concesiones que bien podría encajar en los créditos de una banda sonora de David Lynch. Para el final, una perla vitamínica como "Wherever She Goes (She Is Wanted)" refulgente tema pop de estribillo coreable entre cortinajes souleros de negrura indisimulable. Final algo facilón para uno de los discos más completos de este peculiar 2019 repleto de vaivenes.

Sin duda un álbum para recordar en la andadura del artista, por la revalorización que supone en su trayectoria personal y que refuerza su imagen de pertinaz rebelde a la vez que tierno soñador.Tal vez el único pero a remarcar sea la falta de un tema rompedor, un hit cómo "Katchi" presente en su trabajo anterior donde removió las calmas aguas de la escena mainstream. Pero ello no implica desmerecer un innegable talento compositivo con extraordinaria destreza para combinar y reinterpretar con suma brillantez estilos clásicos semiolvidados. Música antigua les dirá el "enterao" de turno de poblada barba aqueménida, montado en patinete, luciendo unos auriculares XXL tan útiles para los rigores del invierno antártico. No le hagan caso sigan a lo suyo, escuchando buena música de cualquier época.

Tracklist:

1. By Heart  04:03
2. Song for Winners  03:00
3. I Feel an Urge Coming On  03:20
4. Undedicated  04:08
5. Black Glass  03:28
6. Wreck the Rod  02:43
7. Which Was Writ  02:44
8. Man Leaves Town  03:02
9. Thought & Act  04:10
10. El Viv  03:19
11. Wherever She Goes (She Is Wanted)  03:17
 

Nick Waterhouse at Paste Studio NYC. Live from The Manhattan Center '19

 


Nich Waterhouse: el retorno del Gran Nicolás