Tributos, homenajes y demás intrusismos
Escrito por 2ice    Miércoles, 10 de Noviembre de 2010 00:00    Imprimir E-mail
(5 Votos)
Internacional - Reportajes Internacional
 
altEn plena época de reformulación musical, el reaprovechamiento de viejos esquemas y formas de hacer, vendidos ahora como nuevos tras un provechoso (o no) lavado de cara, resulta la solución perfecta para productores y artistas en horas bajas. Algunos, paradigmas de la inquietud artística, necesitan del continuo movimiento creativo para no bajarse del pedestal en que el mainstream les encumbró años ha. Otros, asentados en el valle del consumo rápido y caduco, resuelven su situación de olvidados contratando al productor de moda para que les saque las castañas del fuego, sacrificando muchas veces cimientos e ideales y chaqueteando estilísticamente en consecuencia.
 
En esta ocasión no hablaremos del nu-R&B (por así decir), la nueva ola de temas pro-houseros o quasi-dance que con mayor o menor dignidad/calidad nos sacude en los tiempos recientes. Casos como el de Rihanna, Akon, Taio Cruz, Black Eyed Peas, Nelly Furtado, etc. etc... merecerían un artículo aparte. Nos centraremos pues en la otra vertiente, quizá la más interesante: el de los homenajes a los sonidos old-school de artistas considerados como alienos a la black music. Rod Stewart, Sheryl Crow y Phil Collins son los ejemplos más recientes. [...]

altEn el caso de Rod, su amor por el soul viene de lejos y es constatable durante toda su carrera, siendo considerado como representante del blue-eyed soul durante gran parte de ella. Su pasado como parte de The Soul Agents, su primer LP en solitario, "An Old Raincoat Will Never Let You Down" (1969) durante su etapa con The Faces, o discos como "Atlantic Crossing" (1975) atestiguan acercamientos dignísimos a lo que hoy llamaríamos retro-soul o R&B de la vieja escuela. Otros como "Human" (2001) con clara influencia del soul contemporáneo resultan un claro ejercicio de aproximación a los sonidos negros más smooth. Un paso previo a su siguiente etapa como jazzman que cultivaría en cuatro fantásticos discos editados con J Records: "It Had To Be You" (2002), "As Time Goes By" (2003), "Stardust" (2004) y "Thanks For The Memory" (2005). Un Grammy y otras múltiples nominaciones, varios discos de platino, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y más de 16 millones de discos vendidos corroboran el buen rumbo tomado. La serie "The Great American Songbook" culmina este 2010 con la publicación el pasado 1 de noviembre de la quinta entrega: "Fly Me To The Moon". Su anterior disco, "SoulBook", resultó un homenaje directo a sus máximos referentes musicales: Sam Cooke, Stevie Wonder y Otis Redding. Toda una declaración de principios.
 
 
Rod Stewart feat. Ronald Isley - "This Old Heart Of Mine"
  
altPhil Collins es un caso análogo. El baterista y cantante ex-Genesis ha cultivado el pop-rock más soul repetidamente durante su larga carrera, convirtiéndose en otro de los blue-eyed soulmen ocasionales más respetados por el público black, hasta el punto de ser homenajeado por los grandes de la escena R&B contemporánea en aquel "Urban Renewal" (2001). En él se incluyeron diversos hits de Mr. Collins esta vez bajo el prisma de artistas como Montell Jordan, TQ, Brandy & Ray J, Joe o Brian McKnight. La buena química entre ambos mundos se hacía patente. Un disco "A Hot Night In Paris" (1999) de The Phil Collins Big Band nos hablaba de los escarceos amorosos de Phil con el jazz. Ya sólo le faltaba un "SoulBook" a lo Rod. Y precisamente nos ha llegado este 2010 con "Going Back", su particular homenaje a las canciones que marcaron su adolescencia, principalmente clásicos del soul de la Motown. Y para respetar el espíritu y el sonido de las grabaciones originales se ha rodeado nada más y nada menos que de los Funk Brothers, la mítica banda de instrumentistas que acompañaron a tantos y tantos artistas de la edad dorada del sello de Detroit. “Heatwave”, “Uptight”, “Girl”, “Papa Was A Rolling Stone”, “Going To A Go-Go”, “Dancing In The Streets” o “Standing In The Shadows Of Love” son sólo algunos de los éxitos que se incluyen en el extenso tracklist del álbum. Los 18 cortes de la edición normal se amplian a 25 en la edición especial digipack que trae de regalo un DVD con un extenso documental más las 25 canciones más 4 de regalo en Sonido 5.1, MP3 y WAV. También están disponibles dos ediciones diferentes en formato digital.
 
 
Phil Collins - "Heatwave" (Live)
 
altSheryl Crow, por su parte, recupera los sonidos negros de sus raíces en su último largo, "100 Miles From Memphis". Y es que Sheryl Suzanne Crow, hija de Wendrell Crow, músico de swing, comenzó su carrera profesional como corista de Michael Jackson durante su "Bad World Tour". A pesar de labrar sus mayores éxitos profesionales en el rock-pop más comercial ("If It Makes You Happy"...) en su regreso tras dos años de silencio tras su anterior "Detours", Sheryl nos recuerda que sólo 100 millas separan su lugar natal en Kennett (Missouri) de una de las mecas musicales norteamericanas: Memphis. Versiones de The Jackson 5, Terence Trent D'Arby y singles como "Summer Day" nos presentan un disco más que notable.
 
¿Intrusismo? Bienvenido sea.
 
 
Sheryl Crow - "Summer Day"
 
 
 


Tributos, homenajes y demás intrusismos