Crónica: Hannah Williams & The Tastemakers 24/02/2013
Escrito por Rivo Soul    Lunes, 01 de Abril de 2013 00:00    Imprimir E-mail
(3 Votos)
Internacional - Reportajes Internacional
 
 
El pasado mes de febrero Andalucía, ese pueblo tan poco acostumbrado a sonidos negros y espirituales, tuvo el placer de recibir a la nueva diva del soul y su banda, Hannah Williams & The Tastemakers. Aquello fue una grata sorpresa para nosotros, amantes del buen soul de raíces profundas y aires británicos. La gira les llevaría por diferentes salas de la geografía española, y en Andalucía concretamente tenían previsto 4 conciertos. Por cercanía decidimos asistir al que ofrecían el 24 de Febrero en la sala Milkwaukee, en El Puerto de Santa María. [...]
El concierto daba comienzo a las 20:00 pero nosotros llegamos una hora antes, para conocer con tranquilidad la sala y la ciudad, amenizando la espera tomando unas cervezas al mismo tiempo que iba llegando el público. El hecho de ser domingo pudo repercutir en la tímida entrada que recibió el local, no llegando a haber más de 40 personas allí congregadas. Aún así, la distribución de la sala con respecto al escenario nos proporcionó un ambiente cálido y acogedor que sirvió como preámbulo para el baile colectivo. Como viene siendo habitual en todo concierto, el grupo nos dejó un tiempo para beber y charlar entre nosotros con tranquilidad y sobre las 20:40 se paró la música pregrabada del local, momento en el que comenzaron a subir al escenario todos los componentes de The Tastemakers.

altLos seis músicos de la banda fueron los encargados de llevarnos hacia los pies del escenario al ritmo del buen Funk que destilaban. Poco a poco se llenaron los espacios vacíos que quedaban y apareció la protagonista de la noche, Hannah Williams. Pandereta en mano, subió al escenario y se unió al sonido que emanaba de los instrumentos de los Tastemakers. Desbordando Funk por los cuatro costados, los allí presentes nos fuimos contagiando de la fuerza de la anglosajona para ya no parar en toda la noche. El baile y las palmas estaban asegurados.

Se notó que andaban de gira por España cuando una vez acabada la introducción instrumental Hannah se dirigió al público con unas palabras en español, muy básicas eso sí, pero que consiguieron arrancarnos una sonrisa a todos mientras daba comienzo uno de los temazos de la noche, el magnífico cover del “I’m A Good Woman” de Barbara Lynn. ¡No es país para viejos!, debió pensar Hannah cuando se arrancó con el tercer tema de la velada, “The Kitchen Strut”. Más funk para las caderas, más baile para no oxidarnos. El sudor en nuestras frentes comenzaba a aparecer al mismo tiempo que las copas y botellines de cerveza empezaban a vaciarse.

alt“Work It Out” fue la calma y los primeros bellos de punta con, posiblemente, el tema más souly y profundo del álbum. La falta de coros en el estribillo le restó algo de espiritualidad al tema, pero la entrega total de Hannah y su banda consiguió suplir con sobresaliente ese hueco. La noche siguió con un par de temas que no figuraban en el tracklist del disco, entre ellos uno instrumental que desembocó en “Get It”, donde Hannah volvió a dejarse la voz. Otro gran momento fue la interpretación de “Tell Me Something (Liberties)”, con esa sección de vientos tan reconocible. Maravillosa interpretación que consiguió emocionarnos a todos. La noche llegaba a su fin con “Things to come”, tema instrumental del álbum que arrancó más de un grito funkero a los que allí estábamos.

El broche final lo puso la electrificante “Don’t Tell Me”. Los que no se habían movido en toda la noche lo hicieron con este tema y los que ya estábamos cansados de mover los pies nos acabamos de dejar la piel. Con las manos en alto y el alma renovada, así nos despedimos de un directo que nos supo a poco. Hannah y su banda abandonaron el escenario entre aplausos y gritos de “otra, otra”, pero pronto supimos que no volverían cuando vimos al técnico de sonido desenchufar los cables de los micros. Más tarde nos enteramos de que habían acortado el tracklist del concierto, concretamente en 3 temas que pertenecían al álbum. Parece ser que Hannah no se encontraba en plenas condiciones. Debido a ello, el concierto que debían dar al día siguiente en Cádiz tuvieron que posponerlo para el 26 de Febrero. No obstante nos fuimos con buen sabor de boca y con la adquisición de la edición en vinilo del álbum “A Hill Of Feathers”, toda una joya para nuestros oídos.

Si vuelven por España ni lo dudéis: soul y funk en estado puro.
 


Crónica: Hannah Williams & The Tastemakers 24/02/2013