Crónica: Alicia Keys 02/06/2010
Escrito por Mario Gómez Garrido    Viernes, 02 de Julio de 2010 00:00    Imprimir E-mail
(30 Votos)
Internacional - Reportajes Internacional
 
ALICIA KEYS + MELANIE FIONA
 
Alicia Keys: Libertad condicional

Hablar de Alicia Keys es hablar de talento y saber hacer, de honestidad y belleza, de sensaciones y emociones que se transmiten a través de su música. Éstas son las palabras que pude articular después de contemplar el maravilloso directo que regaló a su audiencia el año 2004 en el "Poble Espanyol" de Barcelona.

Han pasado seis años desde entonces, y Ms. Keys ha publicado tres álbumes en ese período: el primero, dentro de la serie "MTV Unplugged" (altamente recomendable para aquellos que no la han visto en vivo) después vino "As I Am" y por último "The Element of Freedom" el cual la sigue llevando de gira por todo el mundo. Dentro de esa gira, bautizada como "The Freedom Tour", tuvo lugar otro concierto en Barcelona, esta vez en el emblemático Palau Sant Jordi, un lugar que francamente, deja mucho que desear en cuanto a su acústica.

El escenario estaba decorado con una escenografía futurista y unos monitores de televisión en los que aparecía la cantante al más puro estilo "1984" (el famoso libro de George Orwell que sirvió de inspiración para el reality show "Gran Hermano") anunciaron el inicio del espectáculo, con la artista encerrada en una jaula, cantando el tema "Caged Bird" lo cual, me hizo pensar si realmente se siente tan libre como pretende aparentar a través del título del disco, ya que su sonido se ha ido distanciando del Soul hasta acercarse excesivamente al Pop, hecho que también ha afectado a su manera de actuar en el escenario. [...]

La nota de humor la puso Kanye West (de forma totalmente involuntaria) ya que mientras la base de "Flashing Lights" sonaba con contundencia, la letra que lo acompañaba era un tema producido por el propio Mr. West, el fabuloso "You Don't Know My Name". Otro dato que me llamó la atención es que pasó más de media hora hasta que el piano empezara a sonar, pero reconozco que lo pasé enseguida por alto en cuanto "Fallin´" llegaba a mis oídos con un nuevo arreglo musical y vocal que me dejó aturdido por su emotividad, mucho más triste que su versión original.

Después del momento James Bond gracias al tema "Another Way To Die" el piano que tanto echaba de menos hizo su aparición de la mano del tema "I Need You" (uno de mis favoritos del album "As I Am") y anunciaba la inmersión en la parte más sensible del concierto, donde temas como "Diary" o "Like You'll Never See Me Again" pusieron la piel de gallina a los asistentes, un estado que se elevó a la enésima potencia cuando una de las (FABULOSAS) coristas se marcó un solo versionando uno de los temas más representativos de la obra de Nina Simone "Feeling Good" lo cual agradecimos poniéndonos en pie y obsequiando a dicha corista con una larga y estruendosa ovación, dejando claro que ése había sido lo que en términos de audiencia televisiva se denomina "el minuto de oro" por encima de cualquier otro momento de la velada, aunque también cabe destacar el cierre del concierto con el tema "Empire State Of Mind" un himno a su ciudad natal el cual pensé que aprovecharía para presentar a sus músicos, pero inexplicablemente, eso no ocurrió

Muchos encontrarán atrevida la afirmación de que la estrella de la noche fue la corista con su versión de la Simone, pero dicha afirmación tiene su razón de ser en que el concierto me dejó bastante frío, aunque para ser objetivo, debo reconocer que la artista estuvo técnica y formalmente correcta, pero no puedo evitar pensar que eché de menos la pureza de su discurso, la sencillez de su puesta en escena y la entrega de la que hizo gala hace unos años en un concierto que duró dos horas y media, frente a la hora y veinte minutos de duración de este último, en el cual las canciones no se cantaban enteras, algo que también entiendo ya que pude percibir que no está atravesando su mejor momento desde el punto de vista vocal, cosa que no debe tomarse a la ligera en el negocio musical.

Si nunca antes se ha presenciado un concierto de Alicia Keys, es algo digno de ver, sin lugar a dudas. Pero si se tienen precedentes como el que explicaba al principio del artículo, es muy cierto que han habido muchos cambios a lo largo de seis años y pocos han sido positivos para los amantes de su sonido más puro, carente de artificiosos excesos de producción más típicos de cantantes que sin talento real, no tienen donde apoyarse.

Alicia Keys
no necesita convertirse en una cantante de Pop porque ha demostrado desde muy joven sus aptitudes y a estas alturas no hace falta convencer a nadie de su innegable talento. Quizá un cambio de discográfica le aporte aire fresco para respirar y, quizá, encontrar una libertad real, la cual parece reclamar de forma velada a través de su último trabajo y desde aquí, la animamos a que vuele libre, ya que se ha ganado el derecho a pulso.

Melanie Fiona: Valor en alza

La responsabilidad de telonear a grandes artistas nunca es algo que se pueda hacer a la ligera, pero Melanie Fiona sale airosa de semejante apuro y con nota alta. A pesar de que el Palau Sant Jordi estaba prácticamente vacío cuando comenzó su actuación y el público no le prestó la más mínima atención, la canadiense no se amilanó en absoluto y desplegó sus habilidades como artista para mi más absoluto deleite. Sus temas ganan fuerza en directo, lo cual comprobé cuando mi favorito del disco "Give It To Me Right" me puso la piel de gallina, estado en el que seguí gracias a su versión del tema "Killing Me Softly" de Roberta Flack, el cual decidió cantar siguiendo la versión que en su día catapultó a la fama a The Fugees. Su solvencia artística, si va acompañada de un buen manager y de una dosis de buena suerte, le auguran a Melanie Fiona un fructífero porvenir en el mundo musical.
 
 


Crónica: Alicia Keys 02/06/2010